lunes, 26 de enero de 2015

La crisis del siglo XIV

Durante la etapa final del Medievo, es decir, la Baja Edad Media, se produce en el panorama europeo una situación de crisis generalizada, que en un momento u otro y en distintas áreas se manifestó en todas sus vertientes: demográfica, económica, política e incluso cultural.

Respecto a la crisis demográfica el factor determinante que provocó el dramático descenso poblacional de Europa en el siglo XIV fue la incidencia de la llamada "Peste Negra", la mayor pandemia conocida en la historia dela Humanidad. De acuerdo con la historiografía el origen de la enfermedad estuvo en Asia central, documentándose los primeros casos de peste negra o bubónica en las mesetas de Mongolia en torno al año 1328. Desde allí se expandió en las décadas siguientes hacia China, India, Medio Oriente, Norte de África y Europa, siguiendo en su difusión la línea trazada por las rutas comerciales de seda y especias que conectaban Extremo Oriente con el Europa. La enfermedad se contagiaba a través de una bacteria que afectaba a las ratas negras y que se transmitía a través de la picadura de las pulgas de dichos roedores. Una vez inoculada en humanos, la enfermedad tardaba entre dos y tres semanas en desarrollarse y podía presentar diversos síntomas, desde la inflamación y supuración de los nódulos linfáticos, a la septicemia o a la fiebre neumónica; en cuyos casos, la enfermedad pasaba a transmitirse directamente a través de los fluidos entre las personas, e incluso por vía aérea.
La tasa de mortandad de esta enfermedad infecciosa fue elevadísimo, aunque no hay un acuerdo claro en cuanto a las cifras totales y porcentuales de las bajas causadas en el entorno europeo. A pesar del baile de cifras provocado por la ausencia de fuentes directas ni fiables para la población de la época, se puede afirmar que al menos un tercio de la población total de Europa falleció por la incidencia de Peste entre 1347 y 1352, esto es, aproximadamente unas 25 millones de personas. Sin embargo, esos datos porcentuales se elevaban mucho más en el caso de las áreas costeras y en las ciudades, más densamente pobladas y expuestas a los contactos comerciales. Eso explica, por ejemplo, como de entre los reinos peninsulares, los de la Corona de Aragón se vieron mucho más afectados que las regiones de Castilla.
Además de la magnitud de las pérdidas demográficas es también destacable como la enfermedad no pasó de largo sobre los sectores más elevados de la sociedad. Riqueza y poder no eximían de la incidencia de la "Muerte negra", aunque es cierto que hizo más estragos entre la población peor alimentada y por lo tanto más debilitada. Así, las garras de la peste llegaron a apresar a personalidades tan importantes como la reina Juana II de Navarra o el rey castellano Alfonso XI durante un asedio a Gibraltar.


Las consecuencias socio-económicas de las Peste negra fueron principalmente dos: la abrupta caída demográfica, rompiendo con la dinámica positiva de recuperación poblacional en la Europa de la Baja Edad Media, y el retroceso productivo, tanto en el medio rural como en el urbano, debido al sangrante descenso de mano de obra fruto de las defunciones. Además, debe ser señalado el inicio de una serie de pogromos judíos a lo largo y ancho de Europa, acusados de ser los responsables directos de la expansión de la enfermedad.
Para saber más sobre la Peste Negra:
http://www.nationalgeographic.com.es/articulo/historia/grandes_reportajes/7280/peste_negra_epidemia_mas_mortifera.html?_page=2
http://curiosidades.batanga.com/sites/curiosidades.batanga.com/files/La-Peste-un-arma-biologica-con-historia1.jpg

Los siguientes aspectos que caracterizaron este siglo XIV como la centuría de la crisis son:
- Guerra de los Cien Años (próxima entrada).
- Cisma de Occidente (próx)
- Conflictos sociales (próx)

No hay comentarios:

Publicar un comentario