lunes, 25 de mayo de 2015

El antiguo Egipto

El antiguo Egipto es uno de los periodos que más interés y pasión levantan dentro de la Historia Antigua; sin duda, debido a la imagen misteriosa y casi fantástica que se tiene de ese pueblo que consolidó un poderoso imperio a la orilla del Nilo. Aunque en líneas generales podemos ver una clara continuidad cultural, lo cierto es que la civilización egipcia sufrió una evolución importante a lo largo de los tres milenios que perduró.

Sus orígenes se remontan a las primeras culturas pretinitas de economía neolítica que surgieron gracias a las ricas tierras anegadas por la crecida estacional del Nilo. Las fuentes más antiguas (como la Lista Real de Ábidos, el Papiro de Turín o la Aegyptiaca de Manetón) han considerado al mítico rey Narmer o Menes como el primer faraón del antiguo Egipto, puesto que suyo fue el logro de unificar los dos reinos existentes en época predinástica: el Bajo y el Alto Egipto, o lo que es igual, los reinos del Delta y del Valle del río Nilo. Tras someter al reino del Bajo Egipto, Narmer unificó la capital de ambos reinos en Tinis y adoptó los símbolos de poder del Delta para legitimiar su autoridad frente a sus nuevos súbditos. Desde ese momento, datado en torno al 3150 aC tiene su inicio a la 1ª Dinastía del Egipto Arcaico.
Paleta de Narmer, ca.3050.
Museo Nacional de El Cairo



No hay comentarios:

Publicar un comentario