Tema 10º: Las primeras civilizaciones: Mesopotamia y Egipto

1. INTRODUCCIÓN 

En este tema vamos a estudiar dos de las civilizaciones más antiguas y fascinantes de la historia: el Egipto faraónico y los pueblos de Mesopotamia. En ambos casos, se tratan de civilizaciones fluviales porque surgen a orillas o próximas a un río, en el caso de Egipto en torno al Nilo y en Mesopotamia entre los ríos Éufrates y Tigris

Esta particularidad geográfica permitió que las aldeas y poblados allí establecidos se beneficiaran de las ventajas que proporcionaba estar junto a un río importante, desde el agua necesaria para desarrollar una próspera agricultura hasta la facilidad para establecer contactos comerciales y culturales con otros pueblos recurriendo a la navegación. Por eso, a esta zona también se la conoce como "el Creciente fértil".

De este modo, los poblados vieron como su población y sus recursos crecían, progresivamente su sociedad se volvía más compleja y jerárquica, su tamaño aumentaba hasta convertirse en ciudades y finalmente, se establecían nuevas formas de gobierno más sólidas para administrar esa nueva realidad, pasándose de jefes locales a reyes. Así surgieron los primeros estados de la historia: las ciudades-estado de Mesopotamia y los reinos del Alto y Bajo Egipto, en la segunda mitad del IV milenio aC (entre 3500-3000 aC).

                   

Hemos hablado de civilizaciones históricas porque tanto las ciudades-estado mesopotámicas como los reinos de Egipto tuvieron que inventar la escritura para facilitar la administración de sus recursos, el gobierno de su pueblo y dejar constancia de los principales logros y acontecimientos protagonizados por sus gobernantes. Esas fueron las primeras funciones y los motivos por los que se inventó la escritura, tanto la cuneiforme en Mesopotamia como los jeroglíficos en Egipto.
  • En el siguiente video podéis ver cómo se hacía la escritura cuneiforme y la evolución que sufrió, desde los primeros caracteres pictográficos (dibujos) hasta otros más esquemáticos y abstractos. 



  • En este video podéis ver cómo era la escritura en el Antiguo Egipto, los jeroglíficos. Además, explica cómo se pudieron traducir y conocer su significado (por la Piedra de Rosetta).





2. MESOPOTAMIA

EL MARCO GEOGRÁFICO
La palabra "Mesopotamia" significa en "entre dos ríos" y fue el nombre que los antiguos griegos usaron para referirise al conjunto de pueblos que habitaron hace miles de años entre los ríos Éufrates y Tigris, situados en Próximo Oriente en el territorio ocupado actualmente por Irak, el este de Siria y el sudeste de Turquía.


LA EVOLUCIÓN HISTÓRICA
Ese amplio y fértil territorio fue el marco donde surgieron los primeros estados de la historia. En la región más sureña, llamada Caldea, se desarrollaron en distintos periodos los sumerios, los acadios y los babilónicos; mientras que en la zona más al norte, Asiria, lo hicieron los asirios. Estos distintos pueblos (sumerios, acadios, babilonios, asirios) se alternaron en la hegemonía política y cultural sobre Mesopotamia desde inicios del III milenio hasta la conquista por los persas en el siglo VI aC.
  1. En primer lugar, cerca del 3000 aC se estableció el dominio de las ciudades sumerias (Ur, Uruk, Lagash, Larsa, Nippur, Susa...). Se formaron como ciudades-estado independientes unas de otras, cada una con su propia organización política, militar y económica pero con una misma cultura sumeria (idioma, dioses, escritura...), que se alternaron en importancia sobre esta región a lo largo de varios siglos. 
  2. En torno al año 2300 aC el rey Sargón de Acad logró establecer un Imperio sobre la mitad sur de Mesopotamia, que pasó a estar controlada políticamente por los acadios. 
  3. Unos siglos más tarde, hacia el 1800 aC la ciudad de Babilonia establece un nuevo imperio y extiende su dominio político hasta el norte de Mesopotamia. Entre sus distintos gobernantes, el más destacado fue Hammurabi, quien en torno al 1780 aC recopiló las 282 leyes vigentes en su reino y las dejó escritas en un gran bloque de basalto de 2,5 metros de altura. Era el Código de Hammurabi y su finalidad fue facilitar la aplicación de las leyes en el Imperio babilónico
  4. Posteriormente el peso político de Mesopotamia se desplazó hacia la región de Asiria. Aquella zona fue la cuna del belicoso pueblo asirio, cuyo poder militar y agresiva política de conquistas territoriales les permitió controlar toda Mesopotamia y extender sus dominios hacia el norte (llegando a Anatolia) y el este (dominando las ciudades fenicias y enfrentándose a Egipto). De este modo, se creó el Imperio Asirio con capital en Assur.
  5. A finales del siglo VII aC, de nuevo los caldeos volvieron a controlar Mesopotamia a través del Imperio Neobabilónico de Nabucodonosor II.
  6. En torno al 539 aC el Imperio Persa invadió y conquistó tanto Asiria como Caldea, terminando así la hegemonía de los pueblos mesopotámicos.


Máscara de rey acadio
(Naram-sin o Sargón)

Código de Hammurabi
Relieve del rey asirio Asurbanipal cazando leones

LA SOCIEDAD
La sociedad mesopotámica era de tipo esclavista ya que una gran parte de la población estaba formada por esclavos. Generalmente eran prisioneros de guerra y los hijos de otros esclavos, cuyas vidas pasaban a ser propiedad de la gente más acaudalada, que los empleaba como mano de obra gratuita, no tenían derechos y eran considerados prácticamente como objetos.
El resto de la sociedad mesopotámica se dividía en dos categorías:

  • Un reducido grupo de privilegiados, en el que se encontraban el rey, la aristocracia (familia real y nobles), los sacerdotes y los funcionarios o escribas, que trabajaban en la administración.
  • Una amplia mayoría de gente sin privilegios políticos pero con derechos como ciudadanos. En este grupo estaban los campesinos, los artesanos y los comerciantes.

Pirámide social mesopotámica
Hay que hablar también del papel de la mujer en la sociedad mesopotámica, en la cual se encontraba siempre sometida a la autoridad de un hombre de su familia (padre o marido). No desempeñaba funciones políticas y si trabajaba cobraba la mitad del salario de un hombre.

LA RELIGIÓN
Los pueblos que habitaron en Mesopotamia eran politeístas, lo que quiere decir que adoraban a numerosos dioses, los cuales solían estar representados con formas humanas y relacionados con algún elemento de la naturaleza (sol, lluvia, viento...). Entre ellos se establecían relaciones que servían a los antiguos mesopotámicos para explicar desde la creación hasta fenómenos naturales.
La mayoría de los dioses eran de origen sumerio y luego fueron siendo adoptados por otros pueblos. Era usual que cada ciudad mesopotámica adoptase a su propia divinidad protectora.
Los dioses mesopotámicos más conocidos fueron Anu (dios del cielo), Enlil (dios del viento), Enki (dios de la tierra y la sabiduría), Apsu (dios del agua dulce y la oscuridad), Shamash (dios del sol y la justicia), Sin (dios de la luna), Ishtar (diosa del amor y de la guerra)...

Anu

Enki

Enlil

Shamash

Sin

Ishtar

EL ARTE
La civilización mesopotámica brilló también por su desarrollo artístico, en especial por sus muestras de arquitectura y por los relieves con los que decoraban los edificios y las estelas conmemorativas.

  • Arquitectura: todos los pueblos de Mesopotamia fueron grandes constructores de edificios aunque se han conservado pocos restos de los mismos. Los materiales más usados den sus construcciones fueron el adobe, el ladrillo y en menor medida, la piedra. Los edificios se solían levantar sobre terrazas para mantenerlos a salvo de las inundaciones fluviales. Además, destacaban por el uso de dos elementos constructivos de invención propia, el arco y la bóveda.   Los edificios más importantes se encontraban en las ciudades, eran el palacio (donde residían el rey, su familia y los altos funcionarios), los templos (controlados por los sacerdotes y dedicados a los distintos dioses) y los zigurats (enormes edificios con forma de torre escalonada en cuya cima se encontraban santuarios destinados a los cultos religiosos, la adivinación y la observación astronómica).
Puerta de Ishtar (acceso a un templo de Babilonia)


Zigurat de Ur en la actualidad (reconstruido)


  • Escultura: se caracteriza principalmente por la realización de relieves en las paredes de los edificios más importantes (templos, palacios...), así como para la estelas conmemorativas de acontecimientos políticos relevantes, por ejemplo las victorias militares, o escenas de la vida cotidiana de los reyes, como las cacerías de animales salvajes. También son frecuentes las representaciones de sus dioses y de figuras fantásticas que aparecían en algunos de sus mitos religiosos. Los relieves que se han conservado hasta nuestros días están hecho en piedra.
  •  
Estela de los buitres


Estela de Naram-sin

Estandarte real de Ur

Asurbanipal cazando leones

Shamash, dios de la sabiduría

Toro alado asirio


3. EGIPTO

EL MARCO GEOGRÁFICO
La civilización egipcia nació a finales del IV milenio en el nordeste de África, a orillas del río Nilo. Este gran río recorre África oriental, desde su nacimiento en el Lago Victoria hasta su desembocadura en el Mediterráneo. 


En un entorno desértico el río permitió a los antiguos egipcios desarrollar una agricultura muy próspera, además de facilitar la pesca y las comunicaciones entre las distintas ciudades que surgieron en sus orillas. El cultivo de cereales como el trigo, la cebada o el lino se hizo posible gracias a las crecidas anuales que sufría el Nilo durante el verano, ya que tras inundarse los márgenes del río se depositaba un fértil limo muy apropiado para la agricultura. De este modo, a las tierras cercanas a las orillas del Nilo se las llamó "tierras negras", mientras que las zonas más alejadas y desérticas fueron las "tierras rojas".
La crecida del Nilo y la agricultura egipcia

LA EVOLUCIÓN HISTÓRICA
Hasta aproximadamente el 3100 aC en Egipto existieron dos reinos independientes: el Alto Egipto, en el valle del Nilo, y el Bajo Egipto en el delta. Es entonces cuando surge la legendaria figura del rey Menes-Narmer que unificó ambos territorios en un sólo reino, convirtiéndose en el primer faraón de la historia de Egipto. 

Mapa del Antiguo Egipcio
La civilización egipcia se desarrolló durante 3000 años, desde el momento de la unificación de Egipto hasta su conquista y asimilación dentro del Imperio romano a finales del siglo I aC. Durante este amplio periodo de tiempo podemos establecer tres etapas distintas: Imperio Antiguo, Imperio Medio e Imperio Nuevo, separadas entre sí por "periodos intermedios" de crisis e inestabilidad política. 
  • Imperio Antiguo (3100-2190 aC): se consolidaron las bases del Estado egipcio. La figura del faraón gana más poder y adquiere la consideración de dios-viviente. En esta etapa se crearon las grandes pirámides en Saqqara y en Gizeh por faraones com Djoser, Kheops, Khefren y Micerynos. La etapa termina por una crisis política causada por la pérdida de poder de los faraones frente a los gobernadores locales (nomarcas) y las invasiones de pueblos asiáticos en el Delta.
  • Imperio Medio (2050-1750 aC): comienza con el restablecimiento del poder faraónico con Mentuhotep II y el traslado de la capital a Tebas, en el Valle. Es el periodo de las primeras campañas militares para ampliar el territorio de Egipto incorporando conquistas como Nubia, al sur del Valle del Nilo. Esta etapa termina con la invasión de los hicsos y el ascenso de estos faraones extranjeros, lo que provocó una profunda crisis e inestabilidad política.
  • Imperio Nuevo (1580-1070 aC): fue la época de mayor esplendor político, económico y cultural. Durante esta etapa las fronteras del Imperio se extendieron hasta Libia y Siria. Entre los faraones más destacados encontramos a Tutmosis I funda la necrópolis del Valle de los Reyes), Amenofis III (reinado de gran prosperidad económica), Akenatón (protagonizó una crisis religiosa y política al implantar el culto monoteísta de Atón) y Ramsés II (autor de grandes victorias militares frente a los libios y los hititas).
  • Baja época o Periodo tardío (660 -31 aC): se produce una importante pérdida de poder de la civilización egipcia al ser conquistada y anexionado por imperios extranjeros (asirios, persas y macedonios) desde el siglo VII aC hasta su incorporación como provincia romana en el 31 aC.
LA ORGANIZACIÓN POLÍTICA
La civilización egipcia pudo mantenerse durante milenios gracias a la sólida figura del faraón. Durante 31 dinastías, los faraones desempeñaron el papel de máximos gobernantes y continuadores de la tradición. Su poder era absoluto, gobernaban en todo el Imperio ayudados por la nobleza y los sacerdotes, eran los máximos dirigentes del ejército y se consideraban prácticamente dioses vivientes por el resto de ciudadanos egipcios. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario